Páginas vistas en total

sábado, 23 de febrero de 2013

MANSILLA DE LA SIERRA. Piedras encantadas

 
 
Mansilla ha ejercido en mi una fascinación que dura hasta el día de hoy. Siendo una niña y de la mano de mi padre que me llevó a conocer como estaban asfaltando esta carretera que llega hasta Canales de la Sierra, conocí el nuevo Mansilla, las historias antiguas del viejo; lo que costó que la gente se fuera de alli cuando llegaron las aguas, la casa grande a la entrada que ejerció como cárcel creo para los trabajadores del pantano y el entorno que como digo me gustaron y fascinaron tanto que habré ido mil veces.
 Con la facilidad que teníamos por ser mi padre dueño de los autobuses que circulaban por esta linea ir a Mansilla, Villavelayo, Canales, Valvanera, Anguiano, etc, era para mi y mis hermanos coser y cantar, cualquier pretexto era bueno; en verano a bañarnos en el pantano, si bajaban las aguas a ver el pueblo hundido, si era invierno a disfrutar de la nieve.
El antiguo Mansilla puedo decir que lo conozco a fondo, lo he paseado cuando ha salido a flote, me he bañado por encima de él y en la piragua hemos entrado en la iglesia y en las casas por puertas y ventanas.
Cada vez que hay sequía el pueblo emerge y está mas deteriodado, la torre de la iglesia se cayó hace algunos años, las casas van perdiendo estampa y los árboles secos parecen los fantasmas del pasado, aún asi conserva el encanto y misterio de lo que un día fue según dicen sus gentes un pueblo precioso.
Tuvo que ser.
 
 
 


 
 
 
 Fotos de un día de Marzo con la nieve en las cumbres en que estuvimos merodeando por la iglesia y las casas metidos en esta piragua.