Páginas vistas en total

miércoles, 27 de marzo de 2013

TAILANDIA. "país de los hombres libres" .

 
  El "país de los hombres libres", pues ese es el significado de la palabra Tailandia, nunca fue colonizado. Sin embargo, en las tierras de Siam se sucedieron varias civilizaciones y las nuevas poblaciones que hoy las habitan siguen escribiendo páginas de una historia rica y compleja.
 
 
 
País exótico donde los haya conocimos una parte importante de su historia y visitamos en Bangkog las maravillas del Palacio Real, el Buda reclinado mas grande del mundo y nos adentramos por los canales del rio Mae Nam Chao Phraya para conocer el mercado de las frutas que hay por alli.
 
 
 
 
 
 
Viajamos en lancha a motor por el rio Kwai, conocimos el famoso puente reconstruido una y mil veces y visitamos el cementerio de los prisioneros de la segunda guerra mundial.
 
 
 
 
Ayutthaya, la antigua capital del reino de Siam, declarada Patrimonio Mundial por la Unesco nos sorprendió por sus templos llenos del esplendor de antaño.
 
 
 
 Sukhothai la recorrimos en un trenecillo lleno de turistas como nosotros y paseamos por sus estanques llenos de lotos en los que se reflejaban los templos y Budas.
 
 
 
Camino de Chiang Rai  visitamos las tribus de los Aka y de los Yao, nos acercamos al triangulo de Oro en el delta del Mekong, vimos el museo del opio y el templo Chiang Saen.
Por la tarde algunos de nuestros compañeros pasaron la frontera a Birmania.
 
 
 
Madrugamos para ver el Templo blanco Wai ran-Kun y mereció la pena, pudimos fotografiarlo apenas sin gente.
 
 
 
 
 
 
Una paradita para relajarnos en estas fuentes termales y descansar los pies. El agua estaba caliente, caliente.
 
 
Conocimos la artesanía de la seda y las sombrillas tailandesas tan coloridas.
 
 
En el campamento de elefantes de Chiang Mai vivimos experiencias inolvidables y asistimos a su expectaculo de pintura y paseo por el río.
 
 
 

 
También montamos en carros tirados por búfalos y navegamos en una balsa d bambú rio abajo, fue muy divertido.
 
En  el país de las orquideas no podia faltar la visita a una granja, esta en Chiang Mai.
 
 
Fue un viaje inolvidable, exótico, cultural, rico en vivencias y en amigos, coincidimos con una riojana, Marta de Villar de Torre amiga para siempre.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

domingo, 3 de marzo de 2013

NUEVA YORK. El viaje largamente soñado. - 1º

 
Nueva York fue el viaje largamente soñado y la oportunidad vino con una promesa bajo la manga, me comprometí con Pablo, mi hijo, que si aprobaba el curso lo llevaría a Nueva York.
Debí ser muy convincente porque se aplicó a ello sacó el curso y nos fuimos tan contentos a descubrir la ciudad de los rascacielos tantas veces vista en las películas de cine.
Puedo decir que fue mas de lo soñado y que vivimos experiencias únicas que las recordamos una y mil veces.
Para empezar tuvimos la suerte de alojarnos en el Hotel Hiltón de la 5ª Avda., no porque nuestra economía fuese boyante sino por la circunstancia de que nuestro hotel estaba lleno con una convención y nos lo cambiaron a este.
Nos comimos la ciudad a bocados, había que verlo todo y de la mano de nuestra agencia nos enseñaron lo mas emblemático y todo lo que no hay que dejar de ver. Practicamos un poco de inglés que en mi caso era mas bien de andar por casa, aunque puedo decir que casi no hizo falta, allí hay muchos hispanos y el español se habla en todos los lugares  Los días libres nos dedicamos a callejear, ir de compras, recorrer barrios, iglesias, museos y a andar por el metro que fué muy divertido con susto incluido ya que me perdí por él y no se cuantas vueltas pude dar.
Nueva York es increíble y nada puedo añadir a todos los tópicos sobre la misma. Hay que conocerla y vivirla.
Eso si, siempre quedan ganas de volver con promesa o sin ella. 
 
Central Park. Estela dedicada a John Lennon.
 
Hall del Empire State.
 
5º Avda. Hotel Hilton.
 
 
Central Park.
Vista de la ciudad desde el Empire State.
 
Catedral de San Patricio.
 
Lugar donde estaban las torres gemelas.
 
Tienda de muebles.
 
Nuestra habitación.
 
 
 
 
 

sábado, 23 de febrero de 2013

MANSILLA DE LA SIERRA. Piedras encantadas

 
 
Mansilla ha ejercido en mi una fascinación que dura hasta el día de hoy. Siendo una niña y de la mano de mi padre que me llevó a conocer como estaban asfaltando esta carretera que llega hasta Canales de la Sierra, conocí el nuevo Mansilla, las historias antiguas del viejo; lo que costó que la gente se fuera de alli cuando llegaron las aguas, la casa grande a la entrada que ejerció como cárcel creo para los trabajadores del pantano y el entorno que como digo me gustaron y fascinaron tanto que habré ido mil veces.
 Con la facilidad que teníamos por ser mi padre dueño de los autobuses que circulaban por esta linea ir a Mansilla, Villavelayo, Canales, Valvanera, Anguiano, etc, era para mi y mis hermanos coser y cantar, cualquier pretexto era bueno; en verano a bañarnos en el pantano, si bajaban las aguas a ver el pueblo hundido, si era invierno a disfrutar de la nieve.
El antiguo Mansilla puedo decir que lo conozco a fondo, lo he paseado cuando ha salido a flote, me he bañado por encima de él y en la piragua hemos entrado en la iglesia y en las casas por puertas y ventanas.
Cada vez que hay sequía el pueblo emerge y está mas deteriodado, la torre de la iglesia se cayó hace algunos años, las casas van perdiendo estampa y los árboles secos parecen los fantasmas del pasado, aún asi conserva el encanto y misterio de lo que un día fue según dicen sus gentes un pueblo precioso.
Tuvo que ser.
 
 
 


 
 
 
 Fotos de un día de Marzo con la nieve en las cumbres en que estuvimos merodeando por la iglesia y las casas metidos en esta piragua.
 
 

sábado, 16 de febrero de 2013

BIRMANIA. Último rincón del paraiso.

 Cuando viajé a Birmania o Myanmar como se llama ahora desconocía el país por completo, fue en el año 2006, apenas había oído hablar de él, me sorprendió todo empezando por los birmanos vestidos con sus faldas de cuadritos "longui", que las usan tanto en el campo como en la ciudad y que les daba un toque especial junto a su eterna sonrisa y su amabilidad.
En este viaje estuvimos solos, no por nuestro gusto sino porque no había grupo que nos acompañase, así que de la mano de nuestro guia, presumido donde los haya, (cada día nos sorprendía con un "longui" distinto)  conocimos lo más bonito y sorprendente de cada una de las ciudades que visitamos.
Me pareció vivir un sueño lleno de exotismo pues cada lugar era eso mismo, apenas nos cruzamos con algún extranjero y constatar que el turismo no estaba masificado sino mas bien al contrario.
Pasear por el lago Inle en una pequeña barca con motor, adentrarnos en las aldeas flotantes, comprobar la vida campesina, el cultivo de los campos y contemplar puestas de sol espectaculares fue algo inolvidable
En Bagan en medio de impresionantes paisajes visitamos no se cuantas pagodas de las 2.500 que dicen que hay y vivimos la magia de descubrir en los ratos libres todas cuantas quisimos sin gentes ni agobios.
En Yangon estuvimos en la puerta de la Residencia de la Premio Nobel de la Paz Aung Suu Kyi, que por entonces estaba en arresto domiciliario y medio a escondidas merodeamos como digo cerca de su casa. Visitamos de día y de noche la Pagoda Shwedagon, recinto sagrado con impresionantes estupas doradas, Budas y altares en cada rincón, todo ello impregnado de misticismo y devoción.
 Nos alojamos en el Hotel Traders y tuvimos la mala suerte de que estaba allí el Presidente de la India con todo su séquito, nos cacheaban y escaneaban en todas las salidas y entradas al hotel.
A un paso del mercado Bogyoke disfrutamos de la artesanía con mayúsculas, compramos cosas maravillosas y regateamos hasta la saciedad que es lo que hay que hacer siguiendo las costumbres del país.
La ascensión al Monte Popa fue inolvidable acompañados de todos los monos y las vistas desde allí  no tengo palabras para describir tanta belleza.
En resumen Birmania me pareció un país único, bellísimo en estado puro y poco maleado por el turismo de masas.
Tanto tanto me gustó que me gustaría volver. 
 

 
 
Yangón. Pagoda Shewedagon
 
 Yangón. Buda Chauk Htatgyi 
 
Lago Inle. Campesino cultivando sus campos.
 
Lago Inle. Pagoda Phauggdaw.
 
 
Lago Inle. Casas  flotantes 
 
Lago Inle. Atardecer.
 
Mandalay. Kuthodaw.
 

Mandalay. Murallas.
 
Bagan. Ananda.
 
Bagan. Estupas.
 
 
Amapura. Monasterio Mahagandayan
 
Mandalay. Palacio de Oro.
 
Monte Popa. Pagoda.