Páginas vistas en total

domingo, 14 de abril de 2013

Otros Cliks. Tailandia.

Flores de loto para las ofrendas en un templo.
 
Una y mil fotos de un viaje, seleccionarlas a veces resulta difícil porque sean de lo que sean todas me gustan. Ese pequeño detalle  de una calle o de un objeto cualquiera también merece estar entre las preferidas de un álbum 
 
 
Colgantes chinos de un puesto en Chiang Rai
 
 
Jardines cuidados en el Palacio Real de Bankog.
 
 



 Tiestos con plantas acuáticas en las calles de cualquier ciudad de Tailandia.

 Trocitos de cerámica para estas flores.
 
La flor nacional de Tailandia.
 
 Ofrendas en un árbol sagrado de un templo budista.
 
 



 Nenúfares.
 
 Budas cubiertos con tela amarilla.
 
 
Color y adornos.
 
Sorprendentes figuras en el templo blanco Wai Ran.Kun
 
 
 
 Flores hechas con hojas de palma.
 





Columna





 
 

 En el templo de los monos.









 Dragón que serpenteaba toda una escalera en el Templo de Doi-Su-Thep
 
 
 Hall de nuestro hotel en Chiang Mai.
 
 


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

miércoles, 27 de marzo de 2013

TAILANDIA. "país de los hombres libres" .

 
  El "país de los hombres libres", pues ese es el significado de la palabra Tailandia, nunca fue colonizado. Sin embargo, en las tierras de Siam se sucedieron varias civilizaciones y las nuevas poblaciones que hoy las habitan siguen escribiendo páginas de una historia rica y compleja.
 
 
 
País exótico donde los haya conocimos una parte importante de su historia y visitamos en Bangkog las maravillas del Palacio Real, el Buda reclinado mas grande del mundo y nos adentramos por los canales del rio Mae Nam Chao Phraya para conocer el mercado de las frutas que hay por alli.
 
 
 
 
 
 
Viajamos en lancha a motor por el rio Kwai, conocimos el famoso puente reconstruido una y mil veces y visitamos el cementerio de los prisioneros de la segunda guerra mundial.
 
 
 
 
Ayutthaya, la antigua capital del reino de Siam, declarada Patrimonio Mundial por la Unesco nos sorprendió por sus templos llenos del esplendor de antaño.
 
 
 
 Sukhothai la recorrimos en un trenecillo lleno de turistas como nosotros y paseamos por sus estanques llenos de lotos en los que se reflejaban los templos y Budas.
 
 
 
Camino de Chiang Rai  visitamos las tribus de los Aka y de los Yao, nos acercamos al triangulo de Oro en el delta del Mekong, vimos el museo del opio y el templo Chiang Saen.
Por la tarde algunos de nuestros compañeros pasaron la frontera a Birmania.
 
 
 
Madrugamos para ver el Templo blanco Wai ran-Kun y mereció la pena, pudimos fotografiarlo apenas sin gente.
 
 
 
 
 
 
Una paradita para relajarnos en estas fuentes termales y descansar los pies. El agua estaba caliente, caliente.
 
 
Conocimos la artesanía de la seda y las sombrillas tailandesas tan coloridas.
 
 
En el campamento de elefantes de Chiang Mai vivimos experiencias inolvidables y asistimos a su expectaculo de pintura y paseo por el río.
 
 
 

 
También montamos en carros tirados por búfalos y navegamos en una balsa d bambú rio abajo, fue muy divertido.
 
En  el país de las orquideas no podia faltar la visita a una granja, esta en Chiang Mai.
 
 
Fue un viaje inolvidable, exótico, cultural, rico en vivencias y en amigos, coincidimos con una riojana, Marta de Villar de Torre amiga para siempre.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

domingo, 3 de marzo de 2013

NUEVA YORK. El viaje largamente soñado. - 1º

 
Nueva York fue el viaje largamente soñado y la oportunidad vino con una promesa bajo la manga, me comprometí con Pablo, mi hijo, que si aprobaba el curso lo llevaría a Nueva York.
Debí ser muy convincente porque se aplicó a ello sacó el curso y nos fuimos tan contentos a descubrir la ciudad de los rascacielos tantas veces vista en las películas de cine.
Puedo decir que fue mas de lo soñado y que vivimos experiencias únicas que las recordamos una y mil veces.
Para empezar tuvimos la suerte de alojarnos en el Hotel Hiltón de la 5ª Avda., no porque nuestra economía fuese boyante sino por la circunstancia de que nuestro hotel estaba lleno con una convención y nos lo cambiaron a este.
Nos comimos la ciudad a bocados, había que verlo todo y de la mano de nuestra agencia nos enseñaron lo mas emblemático y todo lo que no hay que dejar de ver. Practicamos un poco de inglés que en mi caso era mas bien de andar por casa, aunque puedo decir que casi no hizo falta, allí hay muchos hispanos y el español se habla en todos los lugares  Los días libres nos dedicamos a callejear, ir de compras, recorrer barrios, iglesias, museos y a andar por el metro que fué muy divertido con susto incluido ya que me perdí por él y no se cuantas vueltas pude dar.
Nueva York es increíble y nada puedo añadir a todos los tópicos sobre la misma. Hay que conocerla y vivirla.
Eso si, siempre quedan ganas de volver con promesa o sin ella. 
 
Central Park. Estela dedicada a John Lennon.
 
Hall del Empire State.
 
5º Avda. Hotel Hilton.
 
 
Central Park.
Vista de la ciudad desde el Empire State.
 
Catedral de San Patricio.
 
Lugar donde estaban las torres gemelas.
 
Tienda de muebles.
 
Nuestra habitación.