Páginas vistas en total

sábado, 8 de febrero de 2014

INDIA. Sinfonía del color y universo particular. (segunda parte)

Taj - <esta lágrima en la mejilla del tiempo> (Rabindranth Tagore).



GAITOR

                                              Cenotafios de los maharajás de Jaipur.

Al pie de la colina de Nahargarh paramos para ver los chatris (cenotafios) el mas imponente el del fundador de Jaipur Sawai Jai Singh II, mereció la pena la visita.

Cenotafio de Sawai Jai Singh ll

Gaitor.


FATEHPUR SIKRI

Boda india a la llegada a la ciudad.

Ciudadela de Fatehpur Skri

Hotel Raj Palace.


AGRA

Nuestro grupo de viaje en el Taj Mahal.

Los musulmanes dieron a Agra su grandeza y mas aún los mogoles que la embellecieron con suntuosos palacios.
Antes de llegar al Taj Mahal nos detuvimos en el Fuerte Rojo, fortaleza de los emperadores mogoles y vimos la hilera de palacios de mármol, mezquitas y jardines suntuosos.
Fuerte Rojo.

Entre la neblina el Fuerte Rojo.
Fuerte Rojo. El Khas Mahal.

Taj Mahal.
Taj Mahal.

Tuvimos lluvia y un cielo gris a la llegada al monumento el Taj Mahal, pero no le  restó belleza ni emoción al mausoleo más conocido de la India. Nosotros como todos los turistas hicimos miles de fotos y nos peleamos por el mejor enfoque.
Construido entre 1631 y 1653, el Taj Mahal está dedicado al amor que un emperador, Shah Jahan, perdió de forma trágica, Muntaz Mahal, su bella esposa, su musa, su eterna compañera. 
Prodigioso, deslumbrante, casi irreal, colosal, ligero y aéreo, parece que flota en el aire, sobran las palabras  la emoción se deja sentir en cada paso.

BENARÉS

Amanecer en el Ganges.

Benarés es una ciudad que impresiona, una ciudad de la que nadie sale indiferente, una ciudad especial que contiene la esencia de la India.
Visitamos Benarés al atardecer y al amanecer para vivir con intensidad la magia de la ciudad y pasear por el río mas sagrado de la India.

Abluciones en el Ganges. Ghat Dasashwamedh

Cremaciones en el Ganges.  Ghat Manikarnika

Santon en el Chowk.

Vendedora de ofrendas en el Ganges.

Depositando mi ofrenda.

 Benarés espectacular y fascinante, pasear por los ghats, ver las abluciones de los peregrinos, parece que todo está preparado para los turistas, pero no, es así, auténtico, como también lo es acercarse en barca a la zona del los crematorios hasta donde te dejan, porque de alguna manera sientes ese respeto por sus ritos y tradiciones y se siente esa espiritualidad impregnada en el ambiente.
Pasear por el río al anochecer y observar el Puja, ceremonia de culto al Ganges en el cual se entonan los cantos sagrados y tiene lugar la ofrenda de la luz al río, miles de velas encendidas que flotan y se pierden aguas abajo, nosotros encendimos las nuestras y vivimos la emoción de perderlas en la lejanía.
Madrugar para volver a la magia del río sagrado y ver amanecer, otra experiencia que hay que vivir y conocer la ciudad de día.


DELHI

Templo jainista en la ciudad.

Nuestro viaje finalizó en Delhi en donde tuvimos tiempo para visitar la vieja y nueva Delhi  acercarnos a ver el mausoleo a Gandhi, el Templo de Oro y callejear  por los innumerables bazares como el Chandi Chowk

Frente al Templo de Oro, descalzos y con pañuelos en la cabeza, obligatorio para poder visitarlo.

Gurudwara Sis Ganj. El lugar mas venerado en Delhi por los sijs.

Raj Ghât. Aquí fue incinerado el Mahatma.

Qutb Minar.

Palacio presidencial.











domingo, 2 de febrero de 2014

INDIA. Sinfonía del color y universo particular. (primera parte)

                                                            Jaipur. Palacio de los vientos.

Escribir de la India es volver a vivir un viaje fascinante, lleno de colorido, lugares fastuosos, pobreza infinita y alegría extrema que ahí está para cuando queramos volver y repetir experiencias y sensaciones que a nadie deja indiferente. 
A mi tampoco y puedo decir que dejó huella profunda y deseos de volver y conocer lo que aún queda que es mucho.
Cuando vas a un país que no conoces pero que tienes una percepción establecida por lo visto y oído hay que elegir y aquí te pierdes,  norte o sur. 
 Empezamos por un trocito del norte, la India de los Maharajás y las principales ciudades del El Rajasthan.


                                                                       BOMBAY
                                                     Bombay. Hotel Taj Mahal.
Pisé suelo indio por primera vez en Bombay.  Recorrimos lo mas emblemático de la ciudad como  el hotel Taj Mahal, la estación Victoria, el arco de triunfo, las torres del silencio de la comunidad parsi, la casa museo de Ghandi y pasear sus mercados nos ocupó  nuestro primer día de viaje.


Mani Bhavan. Casa donde se alojaba Gandhi cuando estaba en Bombay
                                                         Victoria Terminus-VT.
Lavaderos de ropa en Bombay

UDAIPUR
City Palace iluminado de noche, todo un espectáculo.

Udaipur ciudad encantadora y bellísima bañada por dos embalses y palacios barrocos recargados hasta la exageración la recorrimos toda empezando  por el City Palace, antiguo palacio del  maharajá Udai Singh en donde comimos antes de visitar el Lake Palace enclavado en el lago Pichola y acabar paseando por la ciudad antigua hasta llegar al templo de Jagdish bonito monumento vinuista del siglo XVII. 


Udaipur. Comida en el hotel City Palace.

 Udaipur. City Palace.

Udaipur. Lago Pichola.

RANAKPUR

Templo jainista de Adinath.

Paramos en esta ciudad para visitar este asombroso santuario jainista.


JAISALMER

Dunas de Khuri.

Jaisalmer es descubrir el desierto a lomos de un camello, desierto llano y agreste con bellísimas dunas, pueblos minúsculos, templos jainistas,  fortalezas y havelis
Preciosa Jaisalmer..
Ciudadela.
Palacio del Rajmahal.

Uno de los Havelis de la ciudad baja.

JODHPUR

 Umaid Bhawan Palace.

Nuestra visita por la bellísima Jodhpur  se centró en pasear por las callejuelas estrechas y animadas del casco antiguo, disfrutar de su vista panorámica desde lo alto de la ciudad, de sus casas y palacios de gres rojo, visitar  la Fortaleza de Mehrangarh, acercarnos a Jaswant Thada y alojarnos en el maravilloso hotel Umaid Bhawan Palace en donde pasamos la noche y de paso tuvimos la oportunidad de conocerlo a fondo.


Jaswant Thada.

Desayuno en el Hotel Umaid Bhawan.

Jardines del Umaid Bhawan Palace.

JAIPUR

Fuerte Amber.


Paseamos la bella, ruidosa y contaminada  Jaipur llena de bazares por todas sus calles y como no su famoso Palacio de los vientos, algo decepcionante pues estaba lleno de andamios de bambú y el City Palace, aqui  compré el libro  de Recuerdos de una Princesa, que trata de las memorias de la  última Maharaní de Jaipur Gayatri Devi, que leí y releo de vez en cuando y me transporto a aquellos maravillosos palacios de los maharajás. También tuvimos tiempo para acercamos a la fortaleza de Amber y como muchos turistas montamos en elefante para acceder a ella. Una experiencia inolvidable.


Subida al Fuerte Amber


City Palace.

Palacio de los vientos.




sábado, 11 de enero de 2014

Otros cliks de China.

En la Ciudad Prohibida tocado en piedra preciosas de alguna Emperatriz.


China me pareció un país increíble, lo es, ahora mismo lo recuerdo como en un sueño.
Se que estuve, que viví intensamente aquellos días y que todo me llamó la atención. Como siempre que un viaje gusta hay que repetir para volver a las emociones.
 
Pagoda en Hanghzou.
 
 
Buda excavado en Hanghzou.
 
Templo del alma escondida.
 
Caballo en la entrada del Hotel en Nanjing.
 
Peces multicolores en  Shanghai.
 
Viaje en el tren levitante.
 
Torre de la televisión en Shanghai.
 
  
 Suzhou jardín
 
Bonsáis en la casita de pescador. Suzhou
 
Guerrero en Xian.
 
Tienda de souvernirs de los guerreros de Xian
 
Shangahi. Templo del buda de jade.
 
 
 
 
 

martes, 3 de diciembre de 2013

CHINA. Ni en sueños lo imaginé.

 
A la hora de elegir un país que visitar siempre queda la duda de donde ir, hay tantos lugares para conocer.
En el año 2004 nos decidimos por un programa de la agencia de viajes de la China milenaria y vinimos encantados.
Compartimos viaje con parejas como nosotros de Asturias, Barcelona, Bilbao y Burgos y recorrimos las principales ciudades que están abiertas al turismo.
Solo por ver la Ciudad Prohibida ya merece la pena el viaje. Recordé la película del último Emperador que habré visto una y mil veces y nada decepciona, todo es grandioso, magnifico hay que verlo, sobran las palabras.
Como también sobran para describir la visita al mausoleo del Emperador Qin Shihuang Li, con sus guerreros de terracota en Xian provincia de Shaanxi. Nuestro guía nos contó la historia del descubrimiento, lo que falta por restaurar y todo lo que aún queda por excavar, grandioso, no puedo decir otra cosa.
La Gran Muralla China si no la ves no te lo crees, estuvimos en una pequeña población de las muchas que la cruzan, no me acuerdo cuanto kilómetros tiene, es impresionante.
Y como no Sanghai con su malecón y el piruli de la televisión, de día, de noche, en lo antiguo y en lo moderno, hay que pellizcarse para saber que estas allí.
China país de contrastes supongo, a los turistas nos enseñan lo bonito como en  otros muchos sitios pero lo visto supera a lo soñado, decir que me gustó mucho, es decir poco.
 

Pekin. Palacio de Verano.
 
Pekin. Ciudad Prohibida.
 
Gran Muralla China.
 
Gran Muralla China
 
Hanghzou. Parque de Hua Gang
 
Sanghai. Ciudad Vieja. 
 
Sanghai. Ciudad Vieja.
 
Sanghai. Torre de la Televisión.
 
Xian. Guerreros de terracota.
 
Xian. Guerreros de terracota.
 
Luoyang. Ciudad antigua.
 
Nanjing. Camino sagrado de las tumbas de Ming.
 
Hanghzou. Lago Oeste.
 
Tuvimos tiempo para las compras compulsivas en cualquier ciudad y en Sanghai en particular, todo era llamativo y barato. También acudimos al mercado de las copias en Pekin y cargamos con bolsas y bolsas de ropa que aún dura.
Visitamos un pequeño orfanato en Pekin, donde se nos cayó el alma a los pies y vimos miles de chinos, no son iguales.
Vimos a los mayores practicar el Tai-Chi en todos los parques y comimos comida china hasta aburrir, también pizzas y hamburguesas de las marcas conocidas en las grandes ciudades, no faltaba de nada también la Coca Cola.
Y vivimos una experiencia muy emotiva, en el viaje de ida conocimos a quince parejas que viajaban a China a recoger a sus bebés de adopción. A la vuelta viajaban con ellos en nuestro mismo vuelo, pudimos  conocer sus historias, ver sus caritas y a las familias emocionadas al recibirlos en Madrid.